Novela

Las madres

Carmen Mola

Editorial Alfaguara

Madrid 2022

464 páginas

Tres historias cuyos puntos de conexión están perfectamente enlazados. Tres historias autónomas que encuentran sentido, complementando las unas a las otras. Tres historias, en definitiva, que enganchan y que proporcionan la continuidad que requerían las historias de la BAC. Tres historias para los tres integrantes del colectivo Carmen Mola, Antonio Mercero, Agustín Martínez y Jorge Díaz.

Las Madres aborda tres temas que enganchan para una novela negra: secuestros internacionales, mafias policiales y judiciales y maternidad de alquiler. Tres historias muy bien ambientadas, en sitios tan distantes como el municipio soriano de Ucero, Madrid con sus suburbios y su ciudad universitaria y México. Todo ello aderezado con toques de religión precolombina que se ha perpetuado en México y rematado con historias de topos, como en las mejores novelas de espionaje.

El cóctel, desde luego, se bebe con gusto. Posiblemente, el final no esté bien conseguido en su realización y existan algunos saltos lógicos en las historias de la mafia policial; aunque el personaje central, Reyes, promete ser interesante en el futuro ya que sus relaciones familiares y su talante dan mucho juego. 

Pero más allá de estas dos cuestiones, el modelo de guión televisivo que sigue Carmen Mola resulta eficaz para tener al lector pendiente de los integrantes de la BAC y sus progresos en el esclarecimiento de los crímenes. Las relaciones entre ellos atraviesan, además, momentos convulsos con lo que la resolución de los crímenes tiene un componente de mayor dificultad. 

Eso sí, el lector sensible debe ser consciente de que, como en toda novela de Carmen Mola, hay su componente  snuff, que aparece desde el comienzo, en la ceremonia de iniciación mexicana y en el momento en que Elena Blanco se encuentra un cadáver de un hombre eviscerado y con un feto muerto donde antes estaban sus tripas. Nada que no esté a la altura de los gusanos trepanados de la primera entrega. Y no es lo único que aparece a lo largo de sus páginas.

El modelo funciona, porque los autores son capaces de hacer novelas trepidantes, donde el lector se encuentra con sorpresas, en donde hay poco lugar para recrearse ya que todo está dirigido al avance de la historia. Como buenos guiones, son novelas bien montadas y en donde el espectáculo visual en el que te meten desde el comienzo está muy bien montado. Bien montado y que abren la puerta a un nuevo episodio que ya tienen en su guión. Sólo se puede decir, que esperamos la quinta entrega. 

las madres, carmen mola

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: